San Pablo, 1 Corintios 13: 4-6

El amor es sufrido, es benigno;

el amor no tiene envidia,

el amor no es jactancioso, no se envanece;

no hace nada indebido, no busca lo suyo,

no se irrita, no guarda rencor;

no se goza de la injusticia,

mas se goza de la verdad.

Todo lo sufre, todo lo cree,

todo lo espera, todo lo soporta.


DESPLIEGA PESTAÑA

viernes, 30 de septiembre de 2011

BESARÍA TUS MANOS

Besaría tus manos cuando duermes,



dedo a dedo,


sin pretensión alguna


como una madre, casi,


como una amante que soñando vive.


Besaría tus manos como el viento


suave de los bosques


cuando se pone el sol


y se convierte en brisa.


Y seguiría


besándote sin mí,


por el mero deseo de besarte.



No hay comentarios: