San Pablo, 1 Corintios 13: 4-6

El amor es sufrido, es benigno;

el amor no tiene envidia,

el amor no es jactancioso, no se envanece;

no hace nada indebido, no busca lo suyo,

no se irrita, no guarda rencor;

no se goza de la injusticia,

mas se goza de la verdad.

Todo lo sufre, todo lo cree,

todo lo espera, todo lo soporta.


DESPLIEGA PESTAÑA

viernes, 6 de enero de 2012

PINTANDO EL MAR

He dedicado el día de Reyes a pintar el mar imaginado. Hay tantas posibilidades como pensamientos fluyen cuando tomo la brocha o el pincel. Tantos colores como estados de ánimos. Lo he pintado bravo, atardecido, amaneciendo, claro como la espuma de la cerveza, del color del vino blanco de mi tierra; tinto, como los vinos de la rivera del Duero, que descubrí en Valladolid, blanco como la nieve del alfeizar de la ventana del hotel de Segovia en aquella Semana Santa. Y lo he pintado, por último, como si todas las cintas de los diversos colores del espectro se hubieran ido uniendo a mi capricho, serpenteando y ciegas, sobre el blanco espumoso de las olas imaginadas. Me duelen los pies y el cansancio me envuelve. Me duele el alma porque tus ojos no lo han podido ver.

No hay comentarios: