San Pablo, 1 Corintios 13: 4-6

El amor es sufrido, es benigno;

el amor no tiene envidia,

el amor no es jactancioso, no se envanece;

no hace nada indebido, no busca lo suyo,

no se irrita, no guarda rencor;

no se goza de la injusticia,

mas se goza de la verdad.

Todo lo sufre, todo lo cree,

todo lo espera, todo lo soporta.


DESPLIEGA PESTAÑA

miércoles, 2 de mayo de 2012

TÚ Y YO

Parecía que no existiera en el mundo más que tú y yo. Así yo lo quería, lo sentía, lo deseaba. Tan así era, que eras sólo tú y, solamente tú, quien me animaba para alimentar mi hermoso amor platónico. Mi soledad esperando tus palabras, mis manos tus caricias, mis deseos tus besos. Crónica mi esperanza ¡Qué locura de amor imaginado! ¡Qué magnífica ocasión para escribir un verso! ¡Qué tiempo tan perdido, qué tiempo tan hallado! En esa espera incierta que la pasión entraña, descubro un río que en el mar se pierde, una tarde que en la noche penetra, una luz o espejismo, una luna que se ahoga en el agua. Y yo pensando en ti, contigo eternamente enamorada.

No hay comentarios: