San Pablo, 1 Corintios 13: 4-6

El amor es sufrido, es benigno;

el amor no tiene envidia,

el amor no es jactancioso, no se envanece;

no hace nada indebido, no busca lo suyo,

no se irrita, no guarda rencor;

no se goza de la injusticia,

mas se goza de la verdad.

Todo lo sufre, todo lo cree,

todo lo espera, todo lo soporta.


DESPLIEGA PESTAÑA

domingo, 26 de enero de 2014

CREDO LAUDES



Escucho la música de los Templarium, ahora cuando escribo. Concretamente en este momento: Credo Laudes. Me siento entre la mística de las voces en un recogimiento necesario, en una contenida necesidad de estar conmigo y a la vez diluirme entre la música. Ser música entre lo que pienso y entre lo que digo. Vivo la sensación extraordinaria de ser aquí y ahora, sin dolor ni ansiedad. Sólo soy presente y dejo que mis dedos obedientes actúen sobre el teclado y digan sólo la “nada” que yo quiero decir, la no hora que quiero vivir. Ser tan sólo música, amor y sentimiento. Saber que mi perdón abarca a quienes yo tuviera algo que perdonar. A la vez que me salvo y me perdono a mí misma.

No hay comentarios: