San Pablo, 1 Corintios 13: 4-6

El amor es sufrido, es benigno;

el amor no tiene envidia,

el amor no es jactancioso, no se envanece;

no hace nada indebido, no busca lo suyo,

no se irrita, no guarda rencor;

no se goza de la injusticia,

mas se goza de la verdad.

Todo lo sufre, todo lo cree,

todo lo espera, todo lo soporta.


DESPLIEGA PESTAÑA

jueves, 3 de mayo de 2012

SOLEDAD



Me gustaría tener cuatrocientos amigos (amigos y amigas), cuatrocientos hijos, cuatrocientos padres y un solo hombre que me amase sobre todas las cosas y los días. Pero no es así, los amigos, los padres, los hijos…, o no están o no existen, o no hemos quedado, o están en sus cosas, o no les interesa una mujer que piensa, que crea, que tiene opinión sobre las cosas, más o menos equivocada. Y ese solo hombre, podría vestirse de muchos colores, quiero decir que podría ponerle diferentes rostros como diferentes son las etapas del amor y de la vida. Y sin embargo ese hombre siempre existe, aunque no esté, aunque nunca haya estado, aunque siempre lo espere. Yo no le pido mucho, tan sólo amor. En fin, frente a la pantalla, o al lienzo vacío, me enfrento con mis fantasmas y me digo: a quién llamo, a quién busco, a quien reclamo, con esta facha, ojerosa y pensativa, sin afeites ni peinado , ni vestida de calle para recibir. Me convenzo que sólo podría invitar a las musas.

No hay comentarios: