San Pablo, 1 Corintios 13: 4-6

El amor es sufrido, es benigno;

el amor no tiene envidia,

el amor no es jactancioso, no se envanece;

no hace nada indebido, no busca lo suyo,

no se irrita, no guarda rencor;

no se goza de la injusticia,

mas se goza de la verdad.

Todo lo sufre, todo lo cree,

todo lo espera, todo lo soporta.


DESPLIEGA PESTAÑA

lunes, 17 de diciembre de 2012

COMO EL MAR


Él es extenso como el mar en mi memoria. Lejano como el sol en la distancia, aunque su luz alumbre mi camino. He querido esquivar su presencia cuando en sueños me habla. Él se va como el mar en la mañana, y tan sólo me deja su recuerdo.

No hay comentarios: